Análisis de Liga Pampeana

12/12/2017

Nuestra opinión habitual de final de temporada de Liga Pampeana.

Positivo. Plenamente positivo. Sin dudas que se cometieron errores en cuanto al «armado del plantel» (recordemos que al momento de iniciarse la Liga Pampeana, no estaba confirmado siquiera el cuerpo técnico de cara al Federal A y mucho menos parte del equipo que lo afrontaría) pero en líneas generales había cierto equilibrio.

El inicio de la pretemporada provocó que Darío Portis y compañía no pudieran contar con Lautaro Parisi, Emanuel Hermida y Marcos Quiróz. Tres bajas importantísimas sobretodo en la ofensiva que fue, hasta prácticamente las últimas tres jornadas, la falencia verdolaga.

Hubo rendimientos de juveniles que hace 20 años que no sucede. La última gran camada de jugadores que marcaron una diferencia y se consolidaron fue la de Leonardo Ponce, Mauricio Giganti, Darío Portis, Gabriel Rognone, Gabriel Medina, entre otros tantos.

Hay que darle rodaje. Hay que seguir confiando en ellos. Si bien hay dos o tres que ya piden pista en el Federal A (pelear un lugar entre los 18), los demás tienen que tener muchos minutos en el Provincial 2018 y estar acompañados por tres o cuatro mayores con experiencia.

El gran ejemplo a seguir es Nicolás Hernández. En el momento más crítico del partido con Costa Brava se cargó el equipo al hombro. Demostró su jerarquía y contagió a sus compañeros. Es una pieza clave en Ferro desde hace varios años. Dentro y fuera de la cancha.

Se debe mejorar y ser tajantes con distintas acciones que se produjeron a lo largo de la temporada. La dirigencia debe apoyar con firmeza las decisiones del cuerpo técnico cuando excluye a un jugador por llegar tarde, por faltar a entrenar o ausentarse por cualquier otra razón. El objetivo está clarísimo y se está laburando muy bien pero también hay que aprender de los errores.

Se obtuvo un gran premio que fue haber clasificado de manera agónica ante el clásico rival pero da la sensación que los chicos estaban para más. Por más que sean juveniles, estaban para mucho más. Ningún rival los vapuleó y en la tabla general hasta mereció mejor suerte.

Este es el camino a seguir. No se empezó a trabajar desde este año. Por más que a algunos no les guste por los resultados obtenidos en campañas anteriores, este proceso empezó en 2014 con el cuerpo técnico de Mauricio Giganti donde de a poco fue creciendo y hoy en la actualidad se ven algunos resultados.

Será fundamental acompañar a este equipo con sólo tres o cuatro jugadores de experiencia que están entrenando con el equipo del Federal A y que los chicos se sigan fogueando.

 


Comments

  1. Jonathan - 12/12/2017 a las 15:00

    Excelente trabajo seguimos siendo Ferro y el resto nico no abandones seguí por amor a nuestro club!!!

  2. Marcos - 12/12/2017 a las 18:42

    Vamos los pibes carajo.el equipo de cat.97 tranquilamente es superior a un equipo de la primera.saben a lo que juegan y mas con las ganas que le ponen x la camiseta. Es el futuro del fútbol la cantera verdolaga.lastima me dan los periodistas radiales que no destacan el gran paso que dan los chicos del club mas grande de la pampa.vamos los pibes carajo