Regaló los puntos

12/02/2018

Ferro hizo meritos para ganar pero también para que se lo empataran porque toqueteó en campo propio sin sentido y una buena definición de tiro libre de José Michelena hizo que el verde empatara y deje un sabor amargo. Los errores se repiten y hay una insistencia inentendible de tocar mucho para atrás y lastimar poco arriba teniendo tantos jugadores ofensivos.

El conjunto de Sergio Arias fue el que propuso pero en el fútbol argentino y en casi todas partes del mundo, proponer no da garantía de buenos resultados, de hecho, todo lo contrario.

Al minuto de juego Cristian Taborda tuvo un mano a mano que pasó cerca del palo derecho del golero puntano y unos minutos más tarde, Guido Rancéz envió un centro perfecto que Taborda cabeceó a las manos del arquero visitante.

Ferro era más y por eso llegó el gol. Si bien Taborda está con la pólvora mojada, una avivada de él generó el gol porque saltó a cabecear y le dio un empujoncito al rival que lo desestabilizó y luego vino la habilitación para que Lautaro Parisi ponga el 1-0. De todos modos, el verde buscaba salir jugando tontamente del fondo (y se equivocó varias veces) con mucho riesgo y pudo pagarlo caro. Eso sí, el único pase largo buscando que Taborda la baje, terminó en el único gol ferrocarrilero, una clara muestra que con 3 toques hacia adelante se puede hacer un gol y que 160 toques en campo propio puede significar uno en contra.

Los equipos se iban al descanso y Ferro estaba notoriamente mejor porque Juventud en su línea defensiva presentaba serios problemas.

En el inicio del segundo tiempo, la visita complicó al verdolaga que entró muy distraído y se empezó a notar que Braian Andrada estaba cansado (y bastante golpeado por sus rivales) y el equipo necesitaba aire en el mediocampo. A nuestro entender, los cambios de Arias estuvieron errados y tardíos porque Maximiliano Cantoni o Heber Pedernera debieron ingresar apenas iniciado este período ya que Ferro había perdido la pelota.

Más allá del toqueteo insulso en la última línea defensiva verdolaga, Ferro tuvo sus oportunidades para ampliar la diferencia y otra vez la falta de eficacia fue la mejor explicación.

El gol del empate vino tras una supuesta infracción de Marcos Quiróz la cual para nosotros no existió pero Michelena ejecutó perfecto el tiro libre y Nicolás Caprio nada pudo hacer aunque la barrera estuvo mal armada ya que los jugadores más bajos estaban del lado de afuera y, siendo que pateaba un zurdo, debieron ponerse al revés.

Tras la igualdad, Ferro fue sacrificio y amor propio pero no pensó ni gestó alguna jugada interesante. Las oportunidades que hubo fueron arrestos individuales y nada más. Y aún así pudo ganarlo.

Ferro tiene con qué ganar los partidos sin tener que arriesgar tanto abajo siendo que es una instancia durísima donde no se puede dar tantas ventajas. La defensa cuando defiende está sólida (no así cuando sale a tocar desde el fondo), en el mediocampo Lucas Mellado está muy solo batallando y jugando. Emanuel Hermida está muy retraído y no logra sacar provecho de su gambeta y velocidad y así le cuesta mucho más poder asistir, su gran especialidad. Los centrodelanteros están imprecisos pero el equipo debe aprovechar el sacrificio que hacen cada vez que los buscan por arriba porque desde allí se han gestado varias situaciones claras de gol.

El entrenador Sergio Arias deberá trabajar en la semana en lo anímico y también en los aspectos que mencionamos para que en Bahía Blanca los errores no se repitan y así poder traerse una victoria.