Adiós 2021, Hola 2022

03/01/2022

Para el fútbol de Ferro, fue un año bastante extraño. Se volvió a competir a nivel nacional pero la imagen del último partido en Las Heras sumado a la cobardía del Tribunal de Disciplina del Consejo Federal dejó una sensación negativa (aunque no lo es) pero que en vísperas de Navidad, se haya confirmado un cuerpo técnico de jerarquía hace que el 2022 esté lleno de esperanza.

 

Reconstruirse era el gran desafío del 2021. Volver a formar bases sólidas y encontrar jugadores que estén a la altura. Un presupuesto más bajo que lo habitual y con la desventaja de haber iniciado último los entrenamientos.

La experiencia de Pablo Semeniuk en Ferro no terminó siendo positiva y su salida marcó un antes y un después en todos los sentidos. Ferro nunca había cambiado de entrenador durante un torneo en 10 años.

A nuestro criterio, el armado del plantel estuvo muy a la altura salvo algunas excepciones. En su mayoría, eran futbolistas que habían estado parado producto de la pandemia por más de 12 meses y eso se notó bastante en los primeros partidos.

La llegada de Mauricio Romero despertó entusiasmo y tras el triunfo inicial ante Olimpo provocó un cambio radical en la mentalidad de jugadores, dirigentes e hinchas. Está claro que no sólo se trató de un triunfo sino que el trabajo en el día a día, el cambio de esquema, los cambios en la formación entre otros aciertos fueron determinantes para que Ferro empiece a ser el mejor equipo de la segunda ronda.

El verde de Romero fue superior a todos los equipos que enfrentó. Generó un respeto enorme fecha tras fecha y si bien no clasificó, la realidad es que el spint que hizo desde la jornada 18 hasta la última, fue de lo mejor que se hizo en la historia de Ferro en Torneos Nacionales.

Lo sucedido el 31 de octubre en Las Heras nos provocó mucha bronca y tristeza. Excede lo deportivo si Ferro conseguía o no la clasificación. Si el cobarde Tribunal de Disciplina le otorgaba los puntos o no. Y decimos que son cobardes porque pudieron haber hecho justicia desafiliando a un club con sobrados antecedentes que puso en riesgo la vida de un montón de personas honestas que estaban representando a una Institución, a una provincia y, sin embargo, en la comodidad de su casa, le pusieron un precio irrisorio a la vida de nuestros protagonistas.

El paso de los días hizo atenuó un poco los ánimos y más cercado al fin de año, aparecieron las ganas de pensar en el 2022.

El retorno de Mauricio Giganti como entrenador principal y que con él continúen Mauricio Romero, Federico Rodríguez y todo el equipo que venía trabajando despertó una ilusión bastante grande y aunque nadie se atreva a decirlo, con las miradas de los y las verdolagas, esa palabra que empieza con “a” sale en cada charla sin que se la mencione.

En estos primeros días de Enero se dará inicio a la pretemporada y la llegada de jugadores. Año nuevo, esperanza nueva. Que el 2022 sea verde, nos lo merecemos.